Buscar

Participación Femenina en el Emprendimiento Chileno


En la última década se ha concretado un aumento de las mujeres que buscan consolidar sus ideas en proyectos y empresas formales que representen un beneficio, tanto para ellas como para su entorno.





Esto lo refleja un informe entregado por el Global Entrepreneurship Monitor Chile (GEM) donde, desde el 2008 la evolución en emprendimiento en etapas iniciales (TEA) ha crecido sostenidamente hasta el 2016, lapso en el que pasó desde un 10% hasta un 20%, respectivamente. Sin embargo, fue en 2014 cuando el TEA del género femenino alcanzó su peak con un 24%.


En este contexto, Asech, entrega el perfil de las emprendedoras chilenas en base a los datos de la Radiografía del Emprendedor Asech 2018.


Según los datos, de las personas que emprenden en Chile solo el 32,5% son mujeres, siendo su principal fuente de financiamiento los recursos propios con 83,4%. Además, identifican como las principales dificultades para emprender la falta de financiamiento (43,3%) y la falta de clientes (26,8%).


Considerando estas cifras y tomando en cuenta la tasa de participación laboral femenina que el INE sitúa en 48,5%, se puede observar la gran oportunidad que representan el impulso a las mujeres en emprendimiento.


En una visión más global, si se realiza una comparación de los índices de Chile con los otros países de la OCDE, resalta que el promedio del organismo es de seis mujeres por cada diez hombres emprendedores.


Con estas cifras, profesionales el área del emprendimiento aseguran que se deben tomar medidas para garantizar que los proyectos sobrevivan y pasen a etapas más consolidadas.


Emprendimiento femenino y su rol en la equidad de género


En una era en la que se cuestionan las desigualdades entre hombres y mujeres, los tradicionales roles de género y la brecha salarial, el emprendimiento femenino puede ser visto como una importante herramienta de empoderamiento por parte de las mujeres.


Según estudios de la ONU, existe una correlación positiva entre la actividad empresarial y el crecimiento del PIB, ya que se ha comprobado que las mujeres a cargo de una empresa o directorio pueden ser más rentables que sus pares hombres y, por lo mismo, tienden a desarrollar mejores esquemas de responsabilidad social corporativa.


No obstante, aún queda mucho por avanzar en políticas del estado y en el mundo privado para que las mujeres puedan contar con una importante participación en industrias asociadas históricamente a los hombres. Es algo que como país debemos de hacernos cargo. Tenemos que profesionalizar y formalizar el emprendimiento.


Daniela Lorca, gerente general y cofundadora de Babytuto.com afirma “Las mujeres tienen todo el potencial de impactar en la sociedad gracias a grupos de fomento y la guía de mentoras que tienen el conocimiento sobre cómo desarrollar "proyectos semilla". "Probablemente en cinco años más, el número de emprendimientos crezca"


La emprendedora asegura que en el país existen todas las condiciones de financiamiento para que las mujeres con proyectos innovadores puedan desarrollar sus iniciativas. Sin embargo, reconoce que en el mundo privado es muy difícil que las mujeres consigan formas de financiamiento, sobre todo por la poca inversión en capital de riesgo que existe.


La presidenta de Asech, Alejandra Mustakis, expresa que “pese a que en los últimos años la participación femenina en el mundo laboral ha ido en aumento, aún existe una brecha importante a superar. Sin duda, el emprendimiento es una vía para lograrlo. Por ello, el desafío es continuar desarrollando programas de apoyen, no solo a las mujeres que ya tienen su emprendimiento, también motivando a otras y entregarles las herramientas para que materialicen sus ideas”


Son varias las entidades, a nivel público y privado, que potencian el emprendimiento femenino. Esto, a través de programas y concursos, entre otras instancias, que buscan orientar, capacitar y herramientas en este camino de emprender.


Al respecto, la directora ejecutiva de Asech, Soledad Ovando sostiene que “esta serie de iniciativas buscan no solo apoyar a las mujeres que desean emprender, también se orientan a capacitarlas en los ámbitos menos tradicionales para el género femenino, como la tecnología y la ciencia. Lo positivo es que se genera un impacto no solo en el desarrollo profesional, también en el desarrollo económico del país”.


Es por esto que se debe trabajar por promover y fomentar el emprendimiento femenino , donde el objetivo sea vincular y generar redes que aporten valor a las mujeres que están emprendiendo para que se puedan consolidar sus negocios, generando actividades e instancias que permitan establecer relaciones y oportunidades de crecimiento, además de entregar conocimiento a emprendedoras que les permitan desarrollar sus habilidades empresariales para una adecuada puesta en marcha de sus negocios y proyectos .


Ejemplos de emprendedoras que se destacan

• Estefanía Johnson emprendió con su negocio llamado Qstudio, que se encarga de darle un valor agregado al cobre chileno mediante el diseño y un uso con menor huella de carbono.

• Valentina Montenegro creó Biogusto y crea material de empaque para productos a base de cascarilla de arroz 100% biodegradable y ecológico.

• Javiera Gutiérrez emprendió con Munami y elabora snacks, galletas y comida en general a base de algas chilenas.

• Maritza Bustos estableció su propio centro llamado ABA Chile, donde realiza terapia a niños con trastornos psicológicos, como el autismo, con metodologías pioneras en Chile.

• Camila Cortínez fundó Te Protejo, la cual es una plataforma donde se promueven y puedes revisar cosméticos que no han sido testeados en animales.

• María Francisca Silva emprendió con RecyclEat, una empresa que se dedica a la utilización sostenible de remanentes de frutas y verduras que quedan en mercados y ferias para transformarlos en snacks saludables

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo