Buscar

Incertidumbre ante el nuevo proyecto de Ley de creación del ministerio de ciencia y tecnología


Sin duda que la ley aprobada hace algunos días en el senado la cual da el vamos a la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología significa un gran avance para Chile.




La nueva institucionalidad operará bajo tres pilares: Ciencia y Tecnología (CONICYT), Emprendimiento e Innovación (CORFO), y Educación (Ministerio de Educación), esta busca mejorar el uso del potencial que existe en estos ámbitos del país. No obstante esta nueva ley ha puesto en alarma a los diversos actores involucrados, como lo son la empresa, gestores tecnológicos, investigadores, emprendedores, universidades, centros de investigación, y otros. Especialmente por el artículo 9, en el cual se habla de la restitución del 100% de los fondos en caso de lograr comercializar una tecnología desarrollada con financiamiento público (de momento aplica sólo a FONDECYT) y la toma de un fee de un 5% por parte del estado asociado a la propiedad intelectual de los resultados.


La red de gestores tecnológicos organizó un Meetup con los diversos actores en la cual se debatieron diversos puntos, sobre el artículo 9, la Ley de Transferencia Tecnológica y el rol que cumplirá el estado.


Magali Maida, quién es Vicepresidente de la Red GT de Chile, realizó una presentación en la que se indica, que el senado hizo referencia a 2 leyes, específicamente Patent TM & Law Amendment Act – 1980 de Estados Unidos y Law for Encouragement of Research & Dev. In Industry- 1984 de Israel. Sin embargo al realizar las comparaciones existe una divergencia clara, por ejemplo la licencia prevista en la norma adecuatoria art. 9 no se equipara a los march in rights (derecho de otorgar licencias a otras entidades o dar una licencia a al gobierno si estos financiaron al propietario de una patente) ni a la licencia confirmatoria de bayh dole (ni a la suma de ambas), esta tampoco prevé reintegros, ni regalias para el estado. Por otro lado respecto a la regulación de Israel existe una mayor similitud, sin embargo esta va dirigida a la industria (no universidades), esta regulación prevé reintegro total o parcial de fondos, prevé royalty a partir del 3% (dependiendo de explotación dentro o fuera del país), no prevé licencia al estado o terceros.


En el panel de discusión Maximiliano Santa Cruz (Director de INAPI) indicó que pronto se enviará al senado una Ley de Transferencia Tecnológica, que busca incentivar a que los beneficiarios se apropien de los resultados obtenidos producto de una investigación, esto respecto a la situación actual en la que Chile, a través de CORFO, si bien ha apoyado la creación de oficinas de transferencia tecnológica y la creación de Hubs transferencia, muchas de las tecnologías desarrolladas no llegan a la oficina de patentes, la Ley de Transferencia busca evitar que se financie lo que ya exista a nivel de patentes, busca exigir a que las entidades beneficiarias generen una estructura de propiedad intelectual y proyecta que si bien de partida esto va dirigido a FONDECYT, se proyecta que de a poco comenzará a incluir nuevos fondos.


María Garretón (Directora iniciativa milenio) indica que la filosofía detrás del proyecto de ley es excelente pero la ejecución mal, debido a los siguientes puntos: el financiamiento FONDECYT es un punto de partida para la generación de una tecnología, vale decir que el proceso es extenso y requiere pasar por otros financiamientos para recién lograr una tecnología que pueda entrar al mercado, por ende no se sabe cómo el estado va a determinar un porcentaje de la tecnología que corresponde a financiamiento CONICYT (una especie de auditoria científica-contable). Además se debería crear una infraestructura enorme para poder gestionar todo el conocimiento y tecnologías generadas, por parte del estado.


Los diversos actores concuerdan que se debe corregir este artículo ya sea por medio de un reglamento, o bien por un cambio en el proyecto de ley, ya que de seguir de esta forma significaría un retroceso y desincentivo a patentar una tecnología, además considerando que esa no es la única vía de protección que existe, también hay otras como el secreto industrial.


Marcela Angulo (Gerente de capacidades Tecnológicas de CORFO) indican que fueron consultados en la etapa inicial por parte del senado, pero en la parte final, CORFO no participó, por ende esto tomó por sorpresa también a la institución, no obstante ya existen acuerdos, en la que CORFO participará activamente en la creación de esta nueva Ley de transferencia tecnológica.


Sólo, resta esperar cómo esto va evolucionando, pero sin duda que la conclusión y es lo que se busca con este proyecto, es que a través de la Ciencia y Tecnología se mejore la calidad de vida de las personas.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo